El umbral de pobreza no es la desnutrición

pobreza

Una de las cifras que más llama la atención estos días son las tasas de pobreza que publican las instituciones, sobre todo entre los menores.

En los países desarrollados, “más pobres” significa más población en situación de carencia de recursos. Esta puede afectar al tipo de alimentación pero no implica necesariamente “pasar hambre”, al menos no en el sentido que emplea, por ejemplo, la ONU cuando establece como primer Objetivo del Milenio  “erradicar la pobreza extrema y el hambre”. En realidad, si hay algún síntoma de malnutrición en los países desarrollados ese es la obesidad mucho más que la insuficiencia de peso. Incluso hoy, pese a lo que dicen las tasas de pobreza, seguimos apareciendo entre los países occidentales con más obesidad.

Medir la pobreza (tasa Arope)

CintademedirLos pobres de los países desarrollados son los que se encuentran por debajo de un determinado umbral de ingresos y/o carecen de determinados estándares de bienestar. En España, según la tasa Arope (at risk of poverty or social exclusion) representan el 27,2% de la población mientras que la media en los países que conforman la Unión Europea es del 24,7% (datos de 2012, más actualizados ver aquí).

El umbral de pobreza es un valor económico relativo y depende de los ingresos predominantes en la población, estableciéndose en un 60% de los ingresos medianos. Cuanto más rico es el país, mayor es el umbral de pobreza, y al revés. Es por tanto un valor relativo en el tiempo y diferente también para cada país. Por ejemplo, para una persona sola en España es hoy de 7.416 euros/año y para un hogar de dos adultos y dos menores es de 15.573 euros.

Desde una perspectiva mundial la pobreza se mide con umbrales absolutos, como los que viven con menos de 1,25$ al día (o similar). Este valor da un listón de pobreza cinco veces inferior al del país europeo con el umbral de pobreza más bajo (Rumanía).

Cuando no se consideran los ingresos sino la carencia de determinados estándares, se habla de privación material. Para quienes miden la pobreza, una persona se encuentra en esta situación cuando tiene tres o más de estas nueve carencias:

i) no tiene capacidad para afrontar gastos imprevistos; ii) no puede permitirse ir de vacaciones al menos una semana al año; iii) tiene retrasos en el pago de gastos relacionados con la vivienda principal en los últimos 12 meses; iv) no puede permitirse una comida de carne, pollo o pescado al menos cada dos días; v) no puede permitirse mantener la vivienda con una temperatura adecuada; vi) no puede permitirse disponer de lavadora; vii) no puede permitirse disponer de TV; viii) no puede permitirse disponer de teléfono; o, ix) no puede permitirse disponer de un automóvil.

Y si tiene cuatro o más de ellas, se considera que está en situación de privación material severa.

Con este baremo, España tiene tasas de privación material y de privación material severa por debajo de la media de los países europeos (16,3% frente a 19,8% y 5,8% frente a 9,9%, respectivamente), algo que se suele comentar bastante menos y que no sobra decir.

¿Por qué aumenta la pobreza infantil?

Fuente: Eurostat
Fuente: Eurostat

Hay dos grupos extremos de edades en España que han invertido su posición relativa desde el comienzo de la crisis. Hasta ese momento el tópico general en los medios era la pobreza de nuestros mayores (tiempo antes ya habían empezado los famosos descuentos “para mayores de 65 años”) y desde entonces hasta hoy lo que llama la atención es la pobreza infantil.

El incremento del desempleo no afecta a los jubilados, claro está, pero sí a los hogares donde es más probable encontrar menores. Recordemos que la destrucción de empleo en España desde el comienzo de la crisis nos ha situado a la cabeza de paro en Europa, y la baja intensidad laboral de los hogares es el tercer pivote de la tasa de pobreza Arope.

Menores16ydeciles
Fuente: INE, Encuesta de Condiciones de Vida

El gasto social y educativo en la infancia está justificado por las cifras de pobreza infantil y también, añadiría, por las tendencias demográficas futuras, pero lo realmente útil sería reducir el paro con criterios económicos serios, no gasto público clientelar, es decir, facilitando la creación de empleo y animando la búsqueda y la formación de quienes hoy no lo tienen.

Ingresos y paro
Fuente: INE, Encuesta de Condiciones de Vida
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s