“Vikings”, la historia contada por los vencedores

vikingsSe manifiestan los gitanos estos días contra la RAE pidiendo que elimine del diccionario la acepción “trapaceros” como descriptivo de gitano. Más cargados de argumentos hoy que nunca frente a esos cientos de imputados de etnia no gitana que sí son trapaceros a gran escala, de guante blanco y tarjeta negra, pero no vamos a hablar ahora de la corrupción. La trapacería de la que hablamos aquí es la trapacería documental, la que cometen usualmente los pueblos vencedores sobre los vencidos, recreando la vida y logros de estos como mejor conviene para ensalzar los propios.

Un ejemplo reciente es la serie “Vikings” producida por el canal estadounidense History y emitida en España por Antena 3. La serie tiene algunas virtudes, no todo es invento, como por ejemplo el hecho de que no lleven cascos con cuernos ni concluyan batallas a base de hachazos sin salpicaduras de sangre por todo el cuerpo, algo que en realidad nunca nos hubiéramos creído. Si les gustan este tipo de escenas y no esperan una serie con excesivo rigor histórico (aunque la produzca un canal llamado Historia), “Vikings” puede ser una buena opción. También lo es para quienes quieran practicar aquello del listening: con tanta exhibición de músculo y hachazos, los guiones no necesitan muchas complicaciones.

El cristianismo se ha encargado de transmitir una idea de los pueblos limítrofes como de ignorantes, bárbaros, con poco desarrollo y nula tolerancia. Así nos lo hicieron ver a través del cine en aquellas escenas de cristianos lanzados a las fieras sin haber cometido otro delito que rezar a un dios generoso. Cine producido por judíos de origen ruso deseosos de hacerse un hueco en la primera industria hollywoodiense. Y en realidad, pocos cambios hemos visto desde entonces, con la honrosa excepción de la “Hypatia” de Amenábar. La cultura visual al servicio de la religión es un clásico del que no nos hemos podido librar nunca, desde los capiteles medievales hasta las series de televisión. Libros como la Historia criminal del cristianismo (no ficción) o Memorias de Adriano (novela histórica bien hecha) pueden servir de contrapeso a quien quiera indagar un poco más sobre el tema sin pasarse de erudito.

Lo más cuestionable de “Vikings”, aparte de la imagen refinada de los cristianos frente a los bárbaros del más allá, estriba en la idea que se transmite de que los pueblos escandinavos desconocían el resto del continente hacia el oeste y particularmente Inglaterra, algo que solo viendo el mapa ya cuesta creer. Aquí se puede leer todo lo referente a este asunto (fuente original al final del mismo).

Finalmente, como producto de entretenimiento más que documental, una de las mejores cosas que tiene la serie es la entradilla, apertura o presentación de cada capítulo, más conocido -incluso entre los españoles- como el opening de la serie, aunque sin llegar a destronar a la que para mí sigue siendo la número uno de todas (la de “True Detective”), que se puede ver aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s