El drama demográfico español, que ni es un drama ni es español

poblacionCada cierto tiempo surgen voces alarmistas que nos advierten del envejecimiento de la población española en años venideros y los problemas que ello conlleva, básicamente, una mayor proporción de personas dependientes y un esfuerzo creciente en ayudas sociales, pensiones, sanidad… Algunos hablan de “suicidio colectivo” y, puestos a exagerar, de “fin de la especie humana”. Pero antes de apretar el botón del pánico es conveniente que veamos lo que pasa a nuestro alrededor.

La versión nacionalista-alarmista achaca el envejecimiento fundamentalmente a la baja natalidad desde finales de los años setenta hasta el momento. Como resultado, cada proclama contra el crecimiento demográfico incontrolado, o las bondades de su moderación, es rebatida con el tópico del envejecimiento, como si el crecimiento demográfico continuo no tuviera más límite natural que el número de óvulos y las hectáreas de terreno.

El envejecimiento poblacional actual en algunas regiones se debe a dos factores que en el pasado han actuado en paralelo: el descenso de la natalidad y el aumento de la esperanza de vida, consecuencia de mejoras sanitarias y asistenciales que han reducido al mínimo la mortalidad infantil. Esta realidad es compartida por muchos países, con ligeros desfases temporales y matices. Se llama transición demográfica y ocurre en cuanto se eleva el nivel de vida de la población.

Desde finales de los cincuenta hasta primeros de los setenta, la tasa de fecundidad en los países desarrollados se mantuvo por encima de lo que se considera tasa de reemplazo (2,1 hijos por mujer). Confiaban en el desarrollo sin fin y el bienestar que trajo la postguerra mundial. La crisis del petróleo y los primeros informes del Club de Roma, advirtiendo del deterioro ambiental, enfriaron aquel entusiasmo pero las generaciones nacidas entonces (baby boomers) son precisamente las que están ahora cercanas a la edad de jubilación y ésta es también la causa de que tengamos una proporción de mayores de 65 años creciente durante los próximos años. La baja natalidad ralentiza el crecimiento demográfico y produce envejecimiento poblacional, pero una natalidad insostenible en el pasado también lo puede amplificar y esto es algo que a menudo olvidan citar nuestros alarmistas.

Envejecimiento y despoblación

Las regiones europeas con más proporción de mayores son hoy las zonas metropolitanas del noreste de Alemania y las regiones rurales de los países del sur (Italia, Grecia, Portugal y España), donde la población joven emigró en el pasado a las ciudades para buscar empleo.

Como se ve en la tabla de la derecha, durante las próximas décadas, China, Rusia y Japón, no solo Europa, tendrán también un problema de envejecimiento poblacional. La proporción de población de 65 a 79 años hacia 2060 se situará entre el 17,7% y el 20,7%, cifras por encima de lo que se estima en Europa (17,3%). No se trata con esto de buscar consuelo en males ajenos, sino de poner en contexto las cosas.

España se asemeja al país nipón en varios aspectos y se diferencia en otros. Compartimos con ellos la alta esperanza de vida y la baja natalidad, y algunas cosas más bien anecdóticas, como haber tenido burbuja inmobiliaria y ser grandes productores y consumidores de pescado. La gran diferencia es que mientras ellos confían en la innovación tecnológica para resolver sus crecientes demandas asistenciales y en aumentar la tasa de actividad femenina, nosotros esperamos el rejuvenecimiento poblacional vía migraciones y estímulos a la natalidad. Los extranjeros residentes en Japón representan poco más del 1% frente a un 10-12% en España, y su tasa de paro es testimonial. Formas muy distintas de afrontar un mismo problema.

En cualquier caso, tras el inevitable envejecimiento de los baby boomers, unos países habrán perdido población y otros la habrán ganado, pero en el conjunto de la Unión Europea, lo que predomina finalmente es un ligero aumento, si hacemos caso a la actual dinámica en cuanto a nacimientos, defunciones y migraciones.

Fuente: Eurostat

Fuente: Eurostat

Según estas proyecciones, hacia 2080, España aumentaría casi un 2% su población actual, pero otros países, como Alemania o Portugal, perderían entre un 20% y un 30%. Es decir, para España, las previsiones globales distan mucho de ese apocalíptico escenario que nos pintan algunos. El drama demográfico español no sólo sería lo normal en nuestro entorno, sino que desde un punto de vista largoplacista tampoco sería el mayor de los dramas. Evidentemente, cuanto más se alejen del momento actual, las proyecciones serán menos fiables, pero eso es algo que podemos decir de todas ellas, sean apocalípticas o no.

El problema de los sistemas de pensiones públicos que siguen esquemas Ponzi (prestaciones con cargo a futuros contribuyentes) o el que puede plantear la integración de flujos migratorios no asumibles son asuntos relacionados, pero no confundamos errores económicos o de gestión con demografía, ni pretendamos planificar ésta para solucionar aquellos y menos en la forma insostenible que heredamos del pasado.

Un respiro para el planeta

El desarrollo tecnológico y las mejoras en el bienestar son una legítima aspiración de los países, que además actúan como incentivo y motor del conocimiento. Por eso, aunque cada vez somos más, también somos más eficientes en el uso de la energía y contaminamos relativamente menos que en el pasado. Ni la apuesta ciega por el crecimiento ilimitado ni el decrecimiento como lógica económica nos permitirán mejorar, dado que la  transición demográfica es global pero la población mundial seguirá en aumento hasta finales de siglo y, desde este punto de vista, el envejecimiento demográfico en pequeñas o grandes regiones sólo es una consecuencia de las mejoras en el nivel de vida, no el fin de nuestra especie.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s