SÍ a la Moral, NO a las Moralinas

Arthur C. Clarke

La moral es ese ‘policía interno’ sobre el que quieren mandar las religiones para después hacerlo sobre nuestras decisiones. Una decisión puede ser perpetuar el poder del clero y otra dejar de hacerlo. Demasiado buen incentivo como para no secuestrarla, dirán ustedes, y no sin razón.

Su discurso consiste en hacernos creer que sin ellas estaríamos perdidos y en el mundo reinaría el caos. Conclusión: debemos creer para estar protegidos. ¿Problema? Que no es verdad. El país más religioso de Latinoamérica goza de altos niveles de corrupción y delincuencia. Baste ese contraejemplo como muestra. Y eso, si no queremos mirar mucho hacia atrás, porque de hacerlo, hasta en las cenizas de la antigua Biblioteca de Alejandría encontrarían buenas pruebas de su escasa contribución a la paz civilizadora de los pueblos.

El pacifismo intrínseco del que hacen gala todas las religiones solo es tal cuando el poder del clero está muy limitado y la sociedad se gobierna, en realidad, desde el poder terrenal.

El desarrollo económico y la religiosidad tampoco se llevan bien. En la imagen global, la relación es claramente inversa entre religiosidad y riqueza. Solo Estados Unidos puede considerarse una moderada excepción en el gráfico, un valor atípico. Algunas hipótesis caben para explicarlo: ex-colonia de puritanos, ‘caza de brujas’ durante la Guerra Fría, sobrerreacción al ateísmo comunista del pasado cercano… Elijan.

FT_15.03.10_religiousGDPscatter

La moral exitosa parece hallarse en una sabia combinación de información, razón, pragmatismo, empatía o compasión. Ninguna religión particular se precisa como guía y ninguna de esas cosas por encima de las demás.

La creencia de moda de que la empatía puede por sí sola ser el arma moral de la sociedad no deja de ser un sesgo ideológico selectivo, y como tal, con sus peligros añadidos, dada la tendencia del ser humano a engañar y autoengañarse, como ya vimos en la anterior entrada. El manido término está en boca de la izquierda política desde hace unos años y también es objeto de estudio en cursillos motivacionales de empresa, inteligencia emocional, coaching… En general, en todos esos sitios donde se rellenan los tiempos muertos de las organizaciones con lo que la psicología popular disfruta más en cada momento: ayer era la Programación Neurolingüística y hoy parece que es la empatía.

descargaComo bien apunta Fernando R. Genovés en su libro La ilusión de la empatía, la acción así dirigida se vuelve ‘ilusoria e irreal’ en cuanto pretende ir más allá del ámbito de lo privado, al impedir que discurra dentro de la sociedad la acción humana ‘libre e individual’. Y es que cada uno es muy libre de ver lo que quiere (o lo que le dejan ver).

La amenaza del fanatismo religioso islamista no se puede combatir simplemente con empatía ni con ninguna otra religión. No son nuevas Cruzadas lo que necesitamos.

Es en este contexto de defensa de una moral sin religiones como hay que entender el ateísmo militante de nuestros días.

El_Espejismo_de_diosPara Richard Dawkins, desde el 11-S la religión ya no puede ser contemplada como una tontería inocente. Y ciertamente, alguna demanda de este punto de vista debe existir cuando El espejismo de Dios lleva más de dos millones de ejemplares vendidos, libro en el que da su particular batalla argumentativa sobre las creencias, recurriendo a la historia, la lógica y la ciencia.

El proselitismo chistoso de los ateos en las redes les podrá gustar más o menos pero no es un prejuicio ni un sesgo, puesto que no se enfrentan a argumentos, pruebas ni razones, sino más bien a la falta de ellos.

La idea de una moral humanista y racional, desligada de las religiones, la comparte y desarrolla más extensamente Michael Shermer en The Moral Arc.

Si ha habido progreso moral en la historia de la humanidad, a quienes seguro no se lo debemos es a las creencias religiosas más irracionales. Éstas pudieron ser útiles en nuestro pasado remoto para llenar el desconocimiento con algo de contenido, aunque no fueran más que mitos, pero hoy sólo parecen contribuir a poner piedras en el camino del desarrollo económico y la paz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s