Lo que la desigualdad esconde

En esta entrada se mencionan dos indicadores estadísticos habituales para medir la desigualdad: el Índice de Gini (IG) y la razón S80/S20. El primero puede variar entre 0 y 100, si es en porcentaje, o entre 0 y 1, si no. Cuanto más bajo, más igualdad, cuanto más alto, más desigualdad. Es una medida de concentración y su valor guarda relación geométrica con el espacio que hay entre la Curva de Lorenz y la diagonal del cuadrado que representa porcentaje de población en un eje y porcentaje de ingresos que se reparten en el otro.

Visual_IG

Los valores extremos nunca se alcanzan en realidad. Los países de la OCDE (34 países del mundo desarrollado, no todos los que son) presentan hoy valores del IG que oscilan entre el 50 de Chile y el 25 de Dinamarca.

El valor S80/S20, por su parte, indica el número de veces que los ingresos del 20% de la población con más ingresos superan al 20% de los que menos ingresos tienen. Su valor, para el mismo grupo de países, varía hoy entre el 3,5 de Dinamarca y el 11,5 de Mexico. Todos estos valores  pueden cambiar cada año.

Desigualdad y desempleo

Con la crisis económica se ha producido en España un aumento del desempleo y un repunte de los indicadores de desigualdad. Para las encuestas que recogen datos de ingresos, estos incluyen: rentas, subsidios, prestaciones… y, por supuesto, salarios, principal ingreso habitual de la mayor parte de los hogares.

Si se observa la distribución de parados según decil de ingresos por unidad de consumo (1) , la mayor proporción se concentra en los tramos más bajos, y si se compara con el año de inicio de la crisis también es en estos tramos donde más aumentan los desempleados. Una menor intensidad laboral en ellos (y, consecuentemente, menores ingresos) es suficiente para producir efectos en el porcentaje de rentas repartidas sobre el porcentaje de población que se los reparte, sin que necesariamente los más ricos se hayan llenado los bolsillos a costa de nadie.

Desigualdad2

Es además muy curioso lo que ocurre con nuestra idea de “rico” y “pobre”, normalmente asociada al tema de la desigualdad. El umbral para entrar en el 10% de ingresos considerados altos es más bajo de lo que pensamos. Se desvirtúa la perspectiva cuando creemos que todos son valores extremos (un Amancio Ortega, por poner el ejemplo). Algo similar sucede con el umbral de pobreza, más alto de lo que nos dan a entender las fotos de homeless que acompañan las noticias sobre aumento o disminución de la pobreza .

” El umbral para entrar en el 10% de ingresos considerados altos es más bajo de lo que pensamos. Se desvirtúa la perspectiva cuando creemos que todos son valores extremos… “

En cada decil de renta hay, por tanto, un 10% de la población con esa renta mínima, independientemente de los ingresos totales que se reparta su tramo de ingresos. Es importante tener esto en cuenta cuando se dice que la ratio S80/S20 crece, pues basta con que el 20% de menos ingresos baje su renta total por efecto del desempleo para que suba el indicador de desigualdad, sin que los llamados ricos sean necesariamente más ricos que antes. De hecho, en 2014 también bajó el límite inferior del último decil de ingresos.

Comparando la evolución de la desigualdad y la tasa de paro se puede observar que durante la crisis ambas han ido de la mano. En los gráficos que sigue se incluye paro e indicadores de desigualdad con alquiler imputado (2). Hay que señalar que los ingresos de donde sale el dato de los indicadores corresponden al año anterior al de la encuesta, lo que explica que en años de caída del desempleo (2005, 2014) el valor del indicador parezca seguir la senda contraria.

DesigualdadIndicadores

Dentro de la Unión Europa nos situamos en el grupo de países con IG entre 30 y 35 y con S80/S20 entre 5 y 7. En el gráfico inferior se observan los valores de todos los países sin ese alquiler imputado, valor más alto. Es por eso que, al incluirlo en los ingresos, el IG se reduce y se sitúa en el 31,7 que vemos arriba.

IG en Europa

Desigualdad y nacionalidad

En España la tasa de paro es diferente según nacionalidad, más alta para extranjeros que para nacionales, y también es interesante observar cómo se reparte esta población según decil de renta ya que la distribución de este factor revela una mayor presencia de no nacionales en los tramos inferiores, sobre todo extra-UE.

ParoxNacionalidad

La mezcla de poblaciones dispares puede influir en el valor del indicador de desigualdad en otro sentido, según muestra un reciente artículo sobre el tema, que apunta problemas del Índice de Gini al verse afectado por distintos tamaños y dinámicas poblacionales. En un momento de flujos migratorios constantes, que por lo general van de países más pobres y desiguales a otros más ricos y menos desiguales, no se puede ignorar el efecto sobre la desigualdad en la población final. ¿Está relacionada la reducción de la desigualdad global con el aumento de la desigualdad local?… Pregunta que dejo aquí pero que recuerdo ya salió en otra entrada. La reducción de la desigualdad global se produce sobre todo por la incorporación de China al mundo desarrollado, con menos pobreza y más clase media para sus más de 1000 millones de habitantes. La población europea representa apenas el 7% de toda la población mundial.

iguox5

Desigualdad y composición de los hogares

Otro aspecto de la población que influye en la desigualdad es la distribución de los menores. Los datos lo que reflejan aquí es que su presencia es notablemente mayor en las rentas más bajas, con gran peso de hogares monoparentales en el estrato inferior.

Desigualdad1

Si las ayudas sociales a familias monoparentales de escasos recursos aumentan o disminuyen el número de estas familias no es algo que vaya a debatir aquí, aunque el tema no sería nuevo, ya surgió en Estados Unidos hace más de 30 años en el contexto de una economía un tanto moribunda. Sólo señalo que si la desigualdad aumenta cuando se concentra riqueza en pocas manos, también lo puede hacer cuando se incrementa la pobreza desde sus propias bases, sean países o colectivos enteros dentro de ellos.

Otras desigualdades también importan

La desigualdad de ingresos no es la única que hay que tener en cuenta al hablar de ricos y pobres.

calculator-1044173_640Analizada en términos de consumo el dato en España no muestra la desigualdad alarmante que nos dicen. Y la razón de que la desigualdad de ingresos sea mayor que la que se detecta en consumo explica bien que no se deban mirar aisladamente los indicadores. Ambas dependen de encuestas y tanto la de ingresos como la de gastos se realizan a hogares, sin más que recoger el dato de la unidad informante. A nadie se le escapa que la economía sumergida tiene más tendencia a esconderse en la de ingresos que en la de gastos y, de hecho, esta discrepancia entre lo que fluye por la economía y lo que registros y unidades informantes dicen es uno de los datos que sirven a las instituciones públicas para estimarla.

Por último, medida en términos de riqueza (valoración que incluye todo tipo de activos), la desigualdad en España está entre las más bajas de un conjunto comparable de países, hecho que de nuevo tiene que ver con la propiedad inmobiliaria, al ser un país tradicionalmente de propietarios y no sólo de la vivienda habitual.

NOTAS

1. La unidad de consumo recoge el efecto economía de escala en los hogares. Es por esto que se miden los ingresos no sólo por persona sino por unidad de consumo. Una unidad de consumo es igual a una persona en un hogar unipersonal; en los demás casos se irá sumando 0,5 o 0,3 u.c. según haya más adultos o menores de 14 años, respectivamente. Los ingresos totales del hogar divididos por el número total de u.c. dan el valor de ingresos que se adjudica por igual a cada uno de sus miembros. Ejemplos:

Dos adultos mileuristas compartiendo un mismo hogar: 2000/1.5=1333 cada uno

Un adulto con ingresos de 1000 euros y un menor: 1000/1.3=769 cada uno

2. El alquiler imputado constituye una componente no monetaria de los ingresos del hogar. Se aplica a los hogares que no pagan un alquiler completo por ser propietarios o por ocupar una vivienda alquilada a un precio inferior al de mercado o a título gratuito. El valor que se imputa es el equivalente al alquiler que se pagaría en el mercado por una vivienda similar a la ocupada, menos cualquier alquiler realmente abonado. El valor del alquiler imputado se obtiene combinando la cuantía obtenida mediante un método objetivo con el alquiler subjetivo proporcionado por el informante del hogar. (Nota metodológica de la Encuesta de Condiciones de Vida).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s