Libertad, responsabilidad y… ¿menos ninis?

Libertad

La cifra de jóvenes que no estudian ni trabajan está periódicamente en los medios. El desempleo involuntario sube el dato en países donde el paro en tiempos de crisis económica se dispara y es por eso que me parece interesante observar los motivos que alega el propio colectivo para estar en esa situación, no sólo los totales.

En este sentido, los jóvenes que dicen no querer trabajar ni estudiar porque no quieren (lo que en otra entrada he llamado ninis vocacionales) son un subgrupo particular del que podemos obtener también su propio ranking. He aquí:

NinisVocacionalesUE

La primera tentación al intentar explicar estas diferencias tan grandes podrían ser los salarios. Después de todo, si la retribución no compensa lo bastante  ¿para qué el esfuerzo? Turquía y Bulgaria en un extremo y Luxemburgo y Suiza en el otro podrían apuntar hacia ahí. Sin embargo, con un porcentaje alto de ninis también aparece Irlanda, uno de los países de la Unión Europea con salarios más altos, lo que nos descuadra una relación tan simple.

Los salarios pueden estar en el meollo o ser una variable intermedia. Lo que parece claro es que la economía y la cultura de cada país guardan alguna relación. El dato de Turquía es realmente llamativo así como el irlandés, suizo y luxemburgués.

Si la sobreprotección del entorno, familiar o colectivo, por razones culturales, políticas o religiosas favorece estas actitudes, entonces la educación en valores de responsabilidad individual bien podría ser su contrario. Algo de esta idea encierra el valor del Índice de libertad económica, aunque países que han hecho una rápida transición como Estonia también tienen una alta proporción de ninis vocacionales. ¿Entonces? No desesperemos, quizá haya aspectos culturales que cambian más lentamente que el modelo económico.

Lo que sí es bien conocido es la relación entre el Índice de libertad económica y la riqueza de los países. Si utilizamos ese mismo dato en relación con el total de jóvenes entre 15 y 34 años que no estudian ni trabajan, sean cuales sean sus motivos, obtenemos el resultado que vemos a continuación.

NinisxLibertad

Como ocurre tantas veces, en el medio de las clasificaciones nos encontramos a España, posición central que habla de un potencial que puede ser tanto de ir a mejor como de ir a peor, dependiendo del camino que decida tomar. Nos hallamos ante el dilema de elegir entre una economía que premia el mérito y favorece el esfuerzo frente a otra que promueve el derecho adquirido, la reclamación y el subsidio.

Este domingo votan en Suiza una renta básica, lo que permitiría a los ciudadanos trabajar “sólo si quieren”. Y no será, dicen, una mera redistribución del gasto social -lo que podría tener sentido si salen las cuentas-, sino un derecho para todo ciudadano. El que quiera ganar más, trabajará más y en cosas que son de su elección. Suena perfecto, no me dirán.

Como Suiza tiene un porcentaje tan bajo de ninis vocacionales quizá no se hayan dado cuenta del problema que eso supone del lado del incentivo, pero lo que es seguro es que el largo plazo y las finanzas del sistema les obligarán a replantearse el asunto, caso de salir adelante la idea pero no las cuentas. Digamos de paso que Suiza tiene hoy un equilibrio presupuestario envidiable, con uno de los déficits más bajos y menor porcentaje de ingresos fiscales en relación con el PIB.

En otros países, con finanzas mucho menos saneadas, también hay corrientes de opinión que pretenden más o menos lo mismo en nombre de la dignidad de las personas, pero quienes eso dicen hablan al mismo tiempo de pobres energéticos, pobres hídricos, parados crónicos… Como si colgar esas etiquetas fuera algo muy digno y no la vieja cultura del “Tú dame pan y llámame tonto”.

La ideología del igualitarismo forzoso y los derechos sin contrapartida es la que inspira en la docencia aprobados para no discriminar y en empresas tuteladas inyecciones de capital, guarden o no relación con los resultados. Esta filosofía tiene un coste en el medio y largo plazo para la sociedad, que es el empobrecimiento generalizado.

Si se inculca la idea de que las personas no se pueden valer por sí mismas, lo siguiente es creérnoslo y otorgar a otros el poder de organizar cualquier aspecto de nuestra vida. Un ejemplo a escala mayor son también los gobiernos que protegen a sus economías en exceso frente al exterior, impidiendo la sana competencia y retrasando la innovación, algo muy relacionado con la riqueza de los países. Desde esta perspectiva, gran parte de los datos de ninis vocacionales que vimos al principio, si no todos, tienen su pleno sentido, al menos para mí.

Anuncios

2 comentarios en “Libertad, responsabilidad y… ¿menos ninis?

  1. Muy buen análisis, como suele. Si me permite una aportación, el error de confundir en su comentario Irlanda por Islandia ofrece una posibilidad añadida, que tiene que ver con la causa cultural. Me refiero a que todos los países a la derecha de España tiene moral protestante o no católica, excepto Portugal. Como sabe, tantos siglos de religión, sea la que sea dejan su poso en la economía y en la sociedad aunque tiendo a pensar que cada pueblo conforma la práctica religiosa que le resulta más cómoda para materializar sus objetivos vitales. En el caso de los que profesan la de Lutero, aunque no sea mayoritaria, como Suiza, Holanda o Alemania, permanecer ocioso es un deshonor difícilmente tolerable socialmente. Y no digamos pasarlo bien o, mucho peor, la combinación de ambas: no trabajar para divertirse, combinación diabólica donde las haya.

    Le gusta a 1 persona

    • Gracias, amigo. Las rectificaciones y comentarios enriquecen las entradas aunque en este caso no veo el error, salvo el error de no explicarlo bien. Donde dice Irlanda quiere decir Irlanda (Ireland en el gráfico superior), país con salarios altos y un porcentaje relativamente alto de esa clase de ninis.
      Está claro que la causa cultural juega algún papel pero si fuera sólo la religión, España y Luxemburgo tendrían un porcentaje algo mayor de ninis vocacionales (semejante a Polonia, Italia, Bélgica o Irlanda) y no es así, luego otras cosas también influyen. En general, tienden a tener más ninis vocacionales: los del antiguo bloque del Este, más los católicos que los protestantes y más los de menos libertad económica, pero, ya digo, con matices y posibles efectos de interacción entre esas variables. Aspectos coyunturales y educacionales pueden influir también. Así lo prueba la evolución a la baja durante la crisis y el ligero ascenso con la incipiente recuperación en el caso español (ver entrada anterior sobre ninis vocacionales)
      Fuera de la órbita europea, el dato de Turquía está muy influido por el porcentaje de mujeres que son incentivadas desde el poder (familiar e institucional) para dejar los estudios y dedicarse en exclusiva a la causa demográfica, como ocurre en todos los países musulmanes, que destacan por la baja tasa de actividad femenina y la alta maternidad adolescente.
      Y en fin, al margen de lo que digan los ninis en cuanto a querer o no trabajar, lo que sí queda claro es la relación entre libertad económica y ninis totales. El segundo gráfico en esto creo que es muy claro (correlación Pearson cercana a -0.7).

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s