La voracidad del Minotauro

customer-magnet-1019871_640

“Todo sucede como si alguna fuerza de atracción del Poder hiciera gravitar en torno a él incluso los sistemas intelectuales concebidos para limitarlo.”

Bertrand de Jouvenel
Sobre el poder, 1945

Leo estos días en diferentes medios sobre encuestas que vislumbran un posible futuro socialista nada menos que en los Estados Unidos de América.

Según dicen, es de destacar el apoyo de los más jóvenes a las propuestas de Bernie Sanders, hoy retirado de la carrera presidencial, y su rechazo a lo que entienden ellos como capitalismo.

socialism2
Fuente: YouGov

Otros datos, como el apoyo de los que piden más gasto público (61%) frente a los que quieren menos (44%), invitan a pensar si, como mínimo, no habrán sucumbido ya al síndrome de Estocolmo del Estado Minotauro.

La metáfora se la debemos a Bertrand de Jouvenel y simboliza el intercambio de libertad por seguridad que los Estados modernos representan. Es lo que se supone obtenemos los ciudadanos al renunciar a nuestra plena soberanía en favor de un ente superior que gestiona y redistribuye parte de nuestra riqueza. Derechos y obligaciones van de la mano y servicios e impuestos, también.

Pero es precisamente el lado negativo de ese intercambio (obligaciones, impuestos, cesión de libertad) el que aún nos permite cuestionar que los apoyos de la juventud en el presente se mantengan en el tiempo. Hasta que no entran en contacto con el mundo laboral y administran su propio presupuesto, muchos jóvenes tienen escasa conciencia de lo que hay detrás de todos esos derechos que reclaman extender y aumentar mientras viven en el todo incluido del hogar familiar. La demografía sirve para entender resultados diferenciados en el presente, pero el futuro no está escrito sólo en ella.

Más interesante que ese análisis por edad me parece el dato del 61% que dice querer más gasto público. Si bien eso puede significar tanto el deseo de más gasto (con su correspondiente mayor carga impositiva), como el descontento con la calidad de los servicios públicos que ahora disfrutan. El Minotauro trabaja para nosotros, pero en ningún sitio lo hace gratis.

Una encuesta menos difundida que la anterior y más reciente ha sido realizada por Los Angeles Times en colaboración con American Enterprise Institute para conocer, entre otras cosas, la opinión que la población tiene sobre el papel que deben desempeñar las instituciones en su propio bienestar.

Lo relevante de ésta es que repite preguntas realizadas treinta años atrás. Eso nos da un período de tiempo lo bastante largo como para detectar el cambio de valores en la sociedad, si es que tal cosa se hubiera producido de forma generalizada y consistente.

Aparentemente, los resultados van en la misma línea que los anteriores en lo que se refiere al papel del Estado. También aquí sube algunos puntos el porcentaje de población que atribuye mayor responsabilidad al Gobierno que a los ciudadanos en su propio bienestar (del 24% al 29%).

atribucion

En 1985 se observan pocas diferencias en los porcentajes según los ingresos del encuestado, pero los resultados son muy distintos en la actualidad. El apoyo al Estado benefactor es más notable entre las personas en situación de pobreza relativa que en el resto de la población (38% frente a 26%).

atribucionxgrupos

Como toda encuesta, también ésta tiene su margen de error y es conveniente tomar las cifras con precaución, pero apuntan en la misma dirección, hacia un cambio de valores en favor de un Estado más intervencionista que en el pasado.

La población en situación de pobreza relativa en Estados Unidos ha oscilado estos años por debajo del 15%. En 1985 era el 14,0% y en 2015 se situó en 13,5%, tras repuntar en los años de la crisis, según datos publicados hoy.

pobreza-en-usa
Fuente: Census Bureau

 

¿Deben preocuparnos los resultados?

Los datos pueden ser preocupantes en la medida en que todo avance del poder supone un retroceso para la libertad individual y un Estado Minotauro adictivo es un paso más hacia el temido Gobierno omnipotente, peligro sobre el que nos alertaban diversos autores en el pasado, no sin motivo.

Las reflexiones de políticos, filósofos y economistas en los años previos y posteriores a la Segunda Guerra Mundial sobre el papel del Estado y el intervencionismo en el avance de los totalitarismos sorprenden hoy por lo bien que se ajustan en algunos aspectos al momento presente.

human-109103_640Estados y Bancos Centrales actúan como capitalistas privilegiados y la libre competencia lo es cada vez menos. Corporativismo, “puertas giratorias”, capitalismo de amiguetes (crony capitalism)… están ya en nuestro vocabulario, pero nacionalismos y populismos son réplicas antiguas y equivocadas del mismo fenómeno.

Hay analistas que ven el Capitalismo de Estado a la vuelta de la esquina y otros, más pesimistas, creen que en realidad llevamos tiempo en él.

Puede que sea este el precio que pagamos por tener Estados Minotauro, que para protegernos de nosotros mismos acaban controlando y metiéndose en todo. Pero, entonces, ¿son conscientes los opinantes de lo que implica más intervencionismo cuando reclaman “socialismo” en las encuestas?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s