La lectura, sin cuentos

lectura-parque

La verdaderas cifras sobre la lectura en España y por qué no importan

Hace un par de años, no sé por qué motivo, se dio la noticia de que los jóvenes leían cada vez menos. Comenté aquí que ese dato no era muy creíble y como consecuencia, no había nada que explicar. A comienzos de este año se ha vuelto a hablar de las cifras de lectura, aunque ahora los culpables no son los jóvenes sino las personas mayores “culturalmente desconectadas”. “No es razonable que un 39% no lea nunca un libro”, dice un portavoz del gremio editorial.

Las ventas de libros en el mercado interior han caído un 31% desde 2008 y las exportaciones están más bien estancadas. Los editores quieren vender libros y como el sector está en crisis sugieren un plan que pasa, entre otras cosas, por reducir la carga fiscal que soportan, pedir mayor actualización en las bibliotecas públicas, apoyo público a la compra de libros de texto y campañas públicas de fomento de la lectura. Menos ingresos públicos, en fin, por venta de libros pero más gasto público en y para libros y campañas.

Pero la cuestión de las ventas tiene más que ver con la piratería, la carga fiscal y la competencia exterior que con la lectura. En 2008 vendían más que ahora, sin embargo, las cifras de lectura eran más bajas.

lectura-de-libros-evolucion
Fuente: Encuesta de Hábitos y Prácticas Culturales (MECD)

El escaso incremento de las cifras de lectura, que les parece tan alarmante, lo que prueba en realidad es que el efecto de las campañas es irrelevante comparado con el que tiene la demografía sobre los indicadores, y por eso la tendencia será a seguir creciendo con y sin ellas.

Las cifras de lectores en España no son ni muchas ni escandalosamente pequeñas. Datos de varios países europeos nos sitúan hacia la mitad. Quién sabe si con una historia educativa distinta y quizá un país con un clima menos benigno, las generaciones estarían mejor formadas y a lo mejor leeríamos tanto como Luxemburgo.

lectura-libros-europa
Fuente: Eurostat

El último informe PISA (2015), por su parte, ha puesto a España en competencias lectoras por encima de la media y en algunas comunidades autónomas desde mucho antes.

Todos conocemos personas que son grandes lectoras y a la vez grandes “malhablantes” de la lengua que tanto dicen leer (algunos, formados incluso en la docencia). Leer mucho malo no es mejor que no leer nada y leer en otros soportes distintos del libro en papel no es por ello menos lectura.

La lectura entre los españoles no es el problema de los editores, ni debería ser ya un problema para nadie.

Anuncios

Un comentario en “La lectura, sin cuentos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s