Un millón de ida y vuelta

La emigración de españoles es algo que todavía tiene tintes dramáticos, en especial, para nuestros mayores. Si los irlandeses tuvieran esa misma visión de las cosas, hace tiempo que estarían en shock, dadas las dimensiones de sus nacionales fuera del país, pero la emigración española no ha sido constante en el tiempo y muchos la asocian todavía a postguerra y penurias económicas, aunque la actual esté más bien relacionada con hablar idiomas, adquirir experiencia laboral y aspirar a mejores ingresos, aprovechando la mayor facilidad que tenemos hoy para movernos dentro de la Unión Europea.

Pero ahí donde hay dramatismo, suele haber una prensa ávida de clics dispuesta a sacarle partido. Esto es lo que ha ocurrido hace unos días con el dato que cada año actualiza el Padrón de españoles residentes en el extranjero (PERE). El diario Público no ha podido resistir la tentación.

Tantas prisas tenían por escribir el titular que se comieron la vocal y quizá alguna que otra verdad.

Hay otro medio que hace dos años iba ya por los dos millones de españoles que, según ellos, habían sido expulsados por la crisis.

A estos medios las cifras oficiales de entradas y salidas les importan poco. Su argumento habitual es que no todos se empadronan y por eso no constan. Pero a ellos, curiosamente, no sólo les consta, sino que los han contado. Desconozco si esto es periodismo o boletín interno para políticos en campaña.

La información que quizá el periodista debería saber es que el PERE incluye a las personas que tienen nacionalidad española, sea o no ésta su única nacionalidad, y su objetivo es registrar las altas que se puedan producir cada año por nacimiento, nacionalización o emigración de España al extranjero.

Respecto a 2009, el registro se ha incrementado en total en casi un millón de personas y los nacidos en alguna provincia española, en 160.459 personas. Es lógico pensar que el resto se debe, bien a nacidos de españoles que ya estaban fuera o a nacionalizaciones que al menos en parte hayan procedido después a moverse al extranjero.

Fuente: Padrón de españoles residentes en el extranjero, INE

Españoles son, en fin, todos, pero decir que un millón de españoles se han ido al extranjero por la crisis es como mínimo inexacto. Algunos son nuevas altas por tratarse de hijos de españoles que ya vivían en el extranjero y otros, la mayor parte de hecho, son extranjeros que han adquirido la nacionalidad y han vuelto a su país de origen (emigrantes de ida y vuelta). Sin descartar a los que hayan podido aprovechar la nueva ciudadanía española para moverse dentro de la Unión Europea.

Las nacionalizaciones en años recientes no sólo han incrementado el Padrón de españoles residentes en el extranjero, también el número de españoles que residen en España.

Entre nacimientos y nacionalizaciones, desde 2008 el número de españoles residentes se ha incrementado en más de un millón, concretamente en 1.445.027, y la población total en 776.890 habitantes. Los extranjeros han pasado de ser el 11,1% al 9,5% de la población. Entre unos y otros, somos ya casi 46,5 millones de residentes.

Fuente: Cifras de Población a 1 de enero de cada año, INE

Como en cualquier otro país del mundo, cada año entran y salen nacionales y extranjeros para cambiar de residencia, y un indicador alternativo de los flujos con el exterior, más recomendable que el registro de empadronados en el extranjero, es el saldo migratorio, que recoge la diferencia entre entradas y salidas.

Fuente: Estadística de migraciones, INE

Ya en 2008 el número de españoles que salían empezaba a superar el de españoles que entraban (saldo de -1.804), pese a que todavía en ese momento el saldo exterior seguía siendo muy favorable para España, debido a la inmigración (entradas) de no españoles.

Dato curioso, nacionalizaciones aparte, es que si se suman los saldos migratorios de nacionales desde 2008 obtenemos la cifra de -188.585, que, como se ve, es bastante parecida al incremento de nacidos en España que han pasado a formar parte del Padrón de españoles residentes en el extranjero durante casi los mismos años (a falta de 2016) y, a la vez , diferente, por tratarse de fuentes distintas y existir flujos de migrantes que no se empadronan tan rápidamente al salir o entrar. Este flujo parejo de entradas es el que a menudo olvidan contarnos, a efectos informativos y gráficos, dando una imagen muy incompleta de lo que son las migraciones exteriores de España.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s