La Tierra y la politización de la ciencia

Nos recuerda el doodle que hoy ha sido declarado Día de la Tierra. Este año coincide además con la celebración en distintos sitios de lo que se ha llamado “Marchas por la Ciencia”.

A algunas personas nos gusta la ciencia y también nos gusta que el gasto público esté bien gastado, no dejado al criterio del amiguismo político del momento. Es por eso que en este día de marchas a favor de la ciencia, no todos los que comparten ese interés por la ciencia están del lado de los que buscan politizar el gasto público en I+D, convirtiéndolo en promesas electorales que seguro mejorarán nuestra vida.

En este largo ensayo publicado en New Atlantis, el autor explica por qué la ciencia dejada al albur de los investigadores es a menudo menos efectiva y más costosa que la ciencia dirigida con objetivos prácticos. Da algunos ejemplos históricos.

Recuerdo haber escuchado a un científico metido a empresario desmitificar esa idea popular del investigador como alguien de moral intachable, exageradamente preocupado por el conocimiento y nada interesado en los ingresos. Como buscador de patrocinadores con la delicada misión de demostrar resultados, sabía bien de lo que hablaba. Se reconoce por los propios científicos que hasta la NASA y el CERN exageran las noticias de sus descubrimientos, con el fin de mantener el interés del público en sus asuntos y justificar así sus respectivas asignaciones.

En España, el gasto en I+D  supone un menor porcentaje sobre el PIB que en la Eurozona, pero en la distribución del gasto, tanto por origen de los fondos como por sector de ejecución, Gobierno y Universidades acumulan un porcentaje mayor que en el promedio de la zona euro. Un error común desde el populismo político es pensar que el menor peso sobre el PIB es el motivo de una menor riqueza comparada con esos países y no, justamente, la consecuencia de economías demasiado dirigidas.

El experimento que llevó a incrementar ese gasto público por encima del correspondiente al sector empresas para subir así “la riqueza” del conjunto se hizo en el pasado en España, con el resultado ya conocido de tener que hacer recortes inusuales en toda la administración pública poco tiempo después. Poner el carro delante de los bueyes como solución para incrementar la riqueza suele traer estos resultados.

En economías desarrolladas y ricas se observa que el gasto público en I+D está habitualmente por debajo del privado (sector empresas). La empresa sabe lo que quiere buscar, tiene un objetivo preciso. Nadie niega que la ciencia básica sea también esencial, para eso están las universidades, pero eso no significa que gastar dinero público en cualquier investigación traiga como consecuencia una ciencia más competitiva o un mejor conocimiento de nuestro entorno. La ciencia feminista de los glaciares es buen ejemplo de ello.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s