Maltravieso y Los Simpson

Reproducción de una parte de la cueva en el Centro de Interpretación de Maltravieso (Cáceres, España)

Entrada a la cueva original

La cueva de Maltravieso (Cáceres) esconde ejemplos de arte rupestre que los humildes mortales nunca veremos en vivo.

A diferencia de Altamira (Santillana del Mar) esta cueva nunca estuvo abierta al público, pero, como ella, recibió visitas incontroladas en los primeros tiempos, según cuentan quienes recuerdan  la época en la que fue accidentalmente descubierta. También en ésta peligra hoy la buena conservación de las pinturas, algo inevitable cuando espacios cerrados durante miles de años se vuelven a poner en contacto con homo sapiens de nuestro tiempo.

Sala del Centro de Interpretación de la cueva de Maltravieso

La visita al Centro de Interpretación en lugar próximo incluye una reproducción de parte de lo que guarda la auténtica en su interior, a la que pertenece la imagen superior, aunque ésta mucho más reducida que la Neocueva de Altamira. Diversos paneles explicativos cuentan la historia del yacimiento, donde, además de arte parietal, se han hallado otros restos de presencia humana, incluso neanderthal. Y si lo desean, hasta pueden realizar una visita virtual por el interior de la cueva.

El Centro de visitantes se encuentra en un lugar fácilmente accesible, extramuros del casco antiguo de Cáceres pero dentro del propio municipio, algo que, aunque raro, no es inaudito, como saben quienes conocen la cueva de Tito Bustillo (en Ribadesella), y que quizá comparta pronto con la que se ha descubierto hace poco en el municipio de Lekeitio.

Manos de cuatro dedos

Maltravieso es conocida sobre todo por las manos de cuatro dedos en negativo, aunque no todas las manos son así, ni todas las pinturas son manos. También se han identificado elementos geométricos y zoomorfos.

Por el uso de cámaras con infrarrojos se sabe que algunos meñiques fueron pintados con posterioridad a la impresión original. La técnica empleada por nuestros antepasados es similar al aerógrafo. Se cree que esparcían la pintura por soplado con ayuda de alguna cánula (de caña o hueso). En el CAREX de Atapuerca (Burgos) lo explican bien, si tienen interés en saber más de la vida de nuestros antepasados.

No sabemos por qué a estas manos les faltan los meñiques. Puede que el artista los perdiera (suponiendo que las manos fueran suyas) o que se tratara de alguna forma de comunicación gestual.

Homer Simpson

Difícil pasar por aquí sin acordarse de Los Simpson. Matt Groening explicaba en alguna entrevista que sus personajes son amarillos y tienen cuatro dedos, simplemente, porque quiso un color que los diferenciara de otros dibujos y era más fácil pintar cuatro que cinco. Una coincidencia más que añadir a la lista de cosas que, últimamente, convierten a esta simpática familia animada en mezcla de profetas y visionarios.

Para quien visite la ciudad vieja de Cáceres, Patrimonio de la Humanidad desde 1986, ya sabe que tiene aquí otra referencia de un pasado colonizador en la región que se remonta mucho más allá de esa conquista del Nuevo Mundo que hizo célebre a sus modernos pobladores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s